¿Te imaginas un mundo sin agua?…
Cierra los ojos y piensa un segundo en ello…
¿Sería imposible verdad?

El agua es esencial para la vida, todos tenemos derecho a disfrutarla, y el deber de cuidarla.
El agua es fuente de vida, es la misma que gestionaron también nuestros antepasados, la que une costa sierra y selva, mediante el ciclo hidrológico.
Es la que utilizan animales y plantas; Además, se usa para generar energía, porque es la que consumimos y utilizamos en nuestra vida cotidiana, tanto en zonas rurales como urbanas.
Con ella se produce ropa, calzados, alimentos, es la que te refresca en el verano, o te calienta en el invierno.

¿Sabías que cada año 1800 millones de personas en el mundo, ponen en riesgo su salud, utilizando agua contaminada?
El agua contaminada causa enfermedades, y nos puede provocar hasta la muerte.

¿Qué puedes hacer tú, para evitar su contaminación?
Para evitar seguir contaminándola, y para aprovecharla al máximo, el agua que usamos se puede rehusar luego de haber sido tratada.
El agua residual tratada manejada con responsabilidad y seguridad, es una fuente sostenible que beneficia a la población.
Las aguas residuales, pueden ser reutilizadas en actividades que no requieren agua potable, por ejemplo, el riego de aguas verdes, y para usos industriales o de servicios.

Tomemos conciencia sobre la importancia de cuidarla y protegerla para las futuras generaciones, evitemos decir el día de mañana: ¿Ahora qué hacemos?, quizás sea demasiado tarde; Estamos a tiempo para aprender a cuidar el agua, enséñale a tu familia, amigos y vecinos, que todos debemos protegerla. El agua es fuente de vida y lo será siempre, cuídala.